Salud mental y COVID-19

¿Cómo el personal de Salud enfrenta la pandemia en México?

Los médicos,  enfermeras, Laboratoristas  y el personal paramédico  son la primera línea de defensa para la población frente a la pandemia del Covid-19 en el país, la cual, según las autoridades  de salud, se encuentran en su pico más alto de contagios  en la fase III. Son ellos quienes están al límite sus capacidades físicas, intelectuales y emocionales, que son  sumamente relevantes, para hacer frente a este problemática de salud mundial.

Estos profesionales de la salud también han puesto en riesgo su integridad física y hasta su propia vida, como lo señalan las estadísticas proporcionadas por la Secretaria de Salud Federal donde se muestra que se han contagiado más 8,544 personas del área de salud y han fallecido hasta el 11 de mayo del 2020, 111 de ellos.

*Fuente SSA –Base COVID-19, 11 de Mayo 2020.

*Fuente SSA –Base COVID-19, 11 de Mayo 2020.

*Fuente SSA –Base COVID-19, 11 de Mayo 2020.

*Fuente SSA –Base COVID-19, 11 de Mayo 2020.

La OMS, explicó que es necesario prestar atención al bienestar del personal de salud y “ayudarlos a reconocer que sabemos que están al límite de sus capacidades”¹, esto con el objetivo de que puedan sostener la exigencia necesaria para poder enfrentar esta situación.

“Retos a los que se enfrenta el personal salud

durante esta crisis del COVID-19”

  • El riesgo mayor de contraer la enfermedad y transmitirla a nuestros familiares, amigos y otras personas en el trabajo.
  • Equipos insuficientes o incómodos. El equipo puede tener un beneficio incierto si no cumple con las especificaciones necesarias. La escasez de éstos se produce como resultado de un mayor uso o de desabastecimiento.
  • Desbordamiento en la demanda asistencial. Mientras muchas personas acuden reclamando atención al sistema de salud, con ello camas y material insuficiente para la atención optima del paciente con posible diagnóstico de COVID-19.
  •  Los profesionales de la Salud también enferman o ven a las personas cercanas enfermar sin poder atenderlos como en otras ocasiones.
  • Gran estrés en las zonas de atención directa.
  • Ayudar a quienes lo necesitan puede ser gratificante, pero también difícil, ya que los profesionales pueden experimentar miedo, pena, frustración, culpa, insomnio y agotamiento.
  • La angustia del paciente puede ser cada vez más difícil de manejar para los profesionales de la Salud.
  • Cada vez es más difícil el apoyo a los familiares los pacientes de los enfermos de COVID-19, generan caos, enojo, frustración y en ocasiones hasta agresiones físicas y verbales.

“Algunos Consejos para mejorar la salud mental y el

Bienestar de los profesionales de la salud”

  • Asegurarse de satisfacer las necesidades básicas: comer, beber y dormir; el no hacerlo  puede poner en riesgo su salud  física, mental  y  comprometer su capacidad para atender a los pacientes.
  • Compañerismo o apoyo mutuo: Hable con sus compañeros  y cuente su experiencia y escuche la de los demás, esto lo ayudara a desahogarse, compartir frustraciones, experiencias, desestresarse y buscar soluciones en conjunto de acuerdo a las experiencias vividas.
  • Descansar. Tomarse un tiempo tras atender pacientes cada vez que sea posible y hacer algo no relacionado con el trabajo que encuentre uno re-confortable o relajante como escuchar música, leer o hablar con algún familiar, y recuerde que tomar un tiempo de relajación ayudara a dar una mejor atención a su paciente.
  • Contactar a la familia y amigos: estar en contacto con familiares y amigos cercanos y con un sistema de apoyo fuera del sistema de salud para compartir y maternos en contacto con nuestros seres queridos y formar una red de apoyo externo, apoyándonos de las tecnologías de la información.
  • Utilizar medios prácticos para relajarse. Utilice  con técnicas de respiración profunda, meditación, relajación muscular o participe de actividades que le diviertan.
  • Utiliza herramientas para combatir la ansiedad.  Date indicaciones para tranquilizarte al pensar en la necesidad de sentirte en calma, ya estás favoreciendo un cambio, permites tener conductas que te hagan sentir encalma, cuestiona tus pensamientos y propone alternativas.
  • Mantenerse conectado socialmente. Estar en contacto con las personas en las que se confía es la mejor forma de reducir los síntomas de ansiedad o depresión, los sentimientos de soledad o aburrimiento durante un aislamiento.
  • Auto-observarse: Vigilarse con el tiempo para detectar síntomas de depresión o de estrés tales como tristeza prolongada, dificultad para dormir, recuerdos intrusivos o desesperanza. Hable con un compañero, supervisor o busque ayuda profesional si es necesario.
  • Consulta especialista. Además de profesionales salud, también somos pacientes, y como tales, debemos solicitar ayuda, tanto a los psicólogos como a psiquiatras, si necesitamos ayuda más especializada.
  • Telemedicina. La utilización de nuevas tecnologías de comunicación en salud mental, como la proporcionada por la Secretaria de Salud Jalisco a través del Instituto Jalisciense de Salud Mental como parte del Plan Jalisco COVID-19 como estrategia para prevención y contención de la salud mental en la que están enlazadas todas las dependencias del gobierno del estado de Jalisco que prestan este servicio a los cuales puedes acceder marcando 332504 2020, 33 3833 38383, y 800 227 4747 a través de los cuales se hace intervención en crisis. Durante la pandemia el 075, donde podrás recibir apoyo, esta línea telefónica funciona 24hrs al día y están abiertas para el personal de salud y la sociedad en general.

No debemos de dejar a un lado que el cuidar nuestra salud mental es igual de importante que cuidar nuestra salud física, debes de saber que, ante situaciones de crisis existen profesionales dispuestos acompañarte y ayudarte ante este difícil proceso y que como profesionales de la salud necesitamos ayuda de un especialista para poder salir adelante ante las situaciones de estrés y ansiedad ocasionadas por la realidad que se está viviendo en nuestro estado y en el mundo entero.

Autor: Mtra. Rosa Gabriela González Anzures, Coordinadora de Capacitación y Vinculación Interinstitucional del OPD CETOT, Psicóloga Clínica del Instituto Jalisciense de Salud Mental, Especialista en Atención en Crisis CAISAME Estancia Breve.

Referencias Bibliográficas

  • Karl A Slakeu, Un Modelo amplio para Intervención en Crisis, Lic. Maricela Chávez Mejía, Intervención en Crisis, Manual Moderno para la práctica e investigación, segunda edición español, México (1984), pag 103-111.
  • Karl A Slakeu, Intervención en Crisis en el Trabajo, Lic. Maricela Chávez Mejía, Intervención en Crisis, Manual Moderno para la práctica e investigación, segunda edición español, México (1984), pag 389-398.
  • Cohen, Raquel. (1999). “Salud mental para víctimas de desastres. Guía para instructores”. El Manual Moderno. México.
Comparte este articulo en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram